jueves, 4 de julio de 2013

...


 

                                                                   Casa dorada, 2013

Madera, pintura acrílica, pintura dorada y terciopelo negro
17 x 16 x 15 cm



 

                                                             Casa dorada nº 2, 2013

Madera, pintura acrílica, pintura dorada y terciopelo negro
22 x 16 x 15 cm




 
 

                                                                           

Arca, 2012

Acrílico, plástico, madera, pintura dorada, tercipelo negro y luz led
Medidas del arca: 20 x 20 x 17 cm
Medidas de la caja que la contiene: 39 x 31 x 30 cm
 
 
 
 
(Detalles del interior del Arca)

 
 



 

                                                    La trampa (the treasure is below), 2008

Madera, pintura acrílica y pintura dorada
16 x 12 x 15 cm
 
 
            Las Trampas (2008-12) nos quieren hacer creer que estamos ante objetos de la infancia olvidados y recuperados ahora para un uso distinto. En realidad, son falsos juguetes que nos acercan a la educación femenina a través de diversiones tan comunes para las niñas como las casitas. Desde el primer momento, nos damos cuenta de que nos está hablando de las expectativas de felicidad que crea la pedagogía de los más pequeños, enfocada a entretenerlos  con la idea de conseguir una vivienda o un jardín con vallas y piscina, signos de seguridad a los que podrán aspirar en un futuro. Sin embargo, la manzana dorada al final de la escalera es una tentación que puede perderles si tratan de conseguirla.
            Estas inocentes instalaciones de vivos colores provocan una inquietud edulcorada pero a la vez desconcertante. La casa dorada de la que sale una especie de magma derretido de su interior, o la piscina volcada que vacía su contenido dejando ver extrañas arquitecturas sumergidas, sitúa a Luz Marina Baltasar entre los artistas que, recurren al mundo de la infancia para, atraídos y desarmados por la amabilidad aparente de las obras, hacernos pensar sobre los problemas actuales de la sociedad y del ser humano.
Ignacio Tovar, pintor.
Texto para la exposición Que viene los bárbaros, CAS. 2012, Sevilla.



 

Golden House, 2008

Plástico y pintura dorada
17 x 12 x 13 cm

 
 


 

CONTACTO

 
ALGUNOS ARTÍCULOS EN PRENSA

 


 



 


       
    

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada